LIMPIEZA DE ALFOMBRAS

No todo lo que vemos a simple vista está realmente limpio y más cuando hablamos de la limpieza de alfombras en nuestro hogar u oficina. Pese a que sean limpiadas regularmente, por lo general las alfombras acumulan ácaros y suciedad.

En este artículo no solo hablaremos de las dificultades que comúnmente se presentan al limpiar las alfombras, sino también de trucos de limpieza.

Lo más recomendable para mantener las alfombras limpias es pasar la aspiradora con regularidad, es decir, cada dos o tres días será suficiente para que esté en buenas condiciones.

La manera de hacerlo es muy sencilla, se debe pasar las aspiradora tanto de manera horizontal como vertical e intentando sobreponer las pasadas de la aspiradora para cubrir toda la superficie.

Además, es recomendable no pisar las zonas recién aspiradas, ya que de esta manera evitaremos marcas innecesarias que harán que el resultado no sea el deseado. En las zonas menos accesibles y en las esquinas de la alfombra, se recomienda utilizar el tubo aspirador para eliminar completamente el polvo y la suciedad.

Muchas veces no sabemos qué productos hay que utilizar, cómo hay que quitar las manchas de su superficie o cómo podemos acabar con los malos olores sin que llegue a estropearse.

Existen diversos productos de limpieza para el hogar que también sirven para limpiar las alfombras, uno de los productos más comunes es la espuma en aerosol. La forma de hacer la limpieza de alfombras con este producto es sencilla. En primer lugar, se debe rociar una capa ligera de espuma sobre la superficie de la alfombra y frotar en círculos con una microfibra limpia. Se debe tener en cuenta que no es bueno mojar en exceso la alfombra, debido a que esto puede provocar la aparición de hongos.

Si lo que se requiere es eliminar una mancha específica, ya sea de café, té, chocolate o vino, lo más efectivo es recurrir al método más común de limpieza: limpiar con vinagre. Para hacer la limpieza de alfombras cuando tienen alguna mancha de este tipo se puede utilizar una mezcla de agua tibia, detergente neutro y vinagre y aplicarlo sobre la mancha con un trapo limpio. Para quitar las manchas otros productos recomendados son el vino blanco, que es muy eficaz a la hora de tratar las manchas de vino tinto, el detergente líquido o el agua oxigenada.

Otra forma de hacer la limpieza de alfombras de forma rápida y eficiente es usando el recurrido bicarbonato de sodio. Además de servir para acabar con la suciedad, este producto es útil para absorber los malos olores que puede haber en el interior de la alfombra.

Estas recomendaciones permitirán realizar un proceso de limpieza algo mejor que usar agua y jabón, sin embargo, si se desea obtener un resultado de excelencia, lo recomendable es usar un producto desarrollado específicamente para la limpieza de alfombras como lo es Carpasol de Kiehl.

Este fantástico producto desarrollado en Alemania, permitirá lograr una limpieza rápida, eficiente y con un resultado deslumbrante, ya que permite disolver la suciedad al ser rociado sobre la alfombra dejando un aroma exquisito.

Para más información sobre este producto, usted puede acceder a los siguientes links:

Carpasol
Comac | Aspiradora de polvo CA15 Eco