LIMPIEZA DE PISO FLOTANTE

El piso flotante es un material que requiere cuidados para mantener su vida útil. A diferencia de pisos de madera vitrificados, que tienen una capa protectora contra el agua la cual permite limpiarlos con una mopa húmeda, los pisos flotantes son sensibles al agua, ya que esta provocará que las láminas se hinchen por la humedad acumulada, por lo que es muy importante utilizar productos de limpieza especializados.

Es importante conocer que existen dos tipos de pisos flotantes, los de madera y los de melamina, ambos materiales pueden limpiarse de la misma forma.

Para empezar con la limpieza de este tipo de pisos, Zinner recomienda comenzar por limpiar la suciedad suelta del piso. La manera más sencilla de hacerlo es con la aspiradora, colocando una boquilla ancha y suave.

Después de aspirar o barrer es necesario pasar un paño atrapa polvo en seco, ya que así nos aseguramos que se elimine todo el polvo que queda, así además se renueva el brillo del piso.

Existen paños especiales para atrapar el polvo de manera más fácil, se deben usar sin mojar, es decir con el paño y piso secos, estos se pueden lavar y reutilizar. También se puede usar una escoba de cerdas abiertas que no raye la superficie, para después iniciar con la limpieza húmeda.

En caso de no ser suficiente la limpieza en seco, Zinner recomienda limpiar el piso flotante sólo con un paño húmedo, nunca mojado, y siempre hay que hacerlo después de eliminar muy bien el polvo. Para lograr una limpieza más profunda se puede usar un detergente especial para este tipo, que no necesita enjuague. Se aplica directamente en el piso, se esparce con un paño y se deja secar.

Para lograr un mayor brillo se puede usar un protector, que además deja una película que ayuda disminuir las rayas o las manchas en el piso. Se aplica directamente en el piso y se esparce con un paño de piso limpio.

Zinner recomienda trapear el piso con regularidad para lo cual se debe pasar un trapeador de polvo seco sobre la superficie de manera frecuente para quitar el polvo diario, tal es el caso de Korsar, el cual usa la fricción para poder atrapar las moléculas de polvo.

Aunque el piso laminado es bastante resistente a los rayones, el polvo excesivo, cabello, y residuos pueden hacer que se formen rayones si se deja que se acumulen con el tiempo. El trapeado regular previene que se formen estos rayones.

En lugar de usar un trapeador de polvo seco, también se puede usar una aspiradora con un adaptador de cepillo suave.

Zinner no recomienda utilizar un cepillo para piso estandar. Las cerdas duras del cepillo pueden dañar la superficie.

Además se recomienda limpiar en la dirección en la que los mosaicos del piso se colocaron. Haciendo esto permite que recojas cualquier residuo que haya caído entre las líneas de las piezas de piso flotante.

Otra recomendación de Zinner es limpiar los derrames inmediatamente, para lo cual se debe usar un trapo o una esponja para limpiar inmediatamente cualquier derrame de líquido.

No se debe permitir que ningún líquido, incluso el agua, se quede en el suelo por mucho tiempo ya que el líquido puede manchar o dañar la capa protectora del piso laminado.

Finalmente, se debe absorber el exceso de líquido con un trapo seco.